El nobel de Economía Krugman da la razón a los sindicatos

Posted on 20 junio, 2010

0



El nobel de Economía Paul Krugman defiende una teoría económica que da la razón, por ejemplo, a los sindicatos españoles y europeos en general. Para él, la vuelta a la austeridad de los países de la zona Euro, pero también en Estados Unidos, supondrá una ralentización de la recuperación y puede que el paso a una nueva, pronta y “severa recesión” (http://cort.as/01dY).

“A medida que los Gobiernos europeos avanzan de manera colectiva para recortar los gastos públicos, incluyendo reducciones de empleos, de salarios y pensiones, aunque la economía europea sea frágil y vulnerable a una recaída en recesión, la ETUC movilizará una respuesta colectiva de los sindicatos”, dice la Confederación de Sindicatos Europeos (ETUC), quienes se manifestarán en contra de estas medidas el ‘Día de Acción Europea’ el 29 de septiembre, también en España.

Para Krugman, la política de recorte del déficit de los países europeos, y sobre todo el alemán, “no tiene ninguna lógica económica detrás” y además apunta que la posición alemana hará “más difícil para España su salida de la crisis”.

El caso es que si finalmente los países europeos y España en particular acaban por enterrarse en una nueva fase de la crisis, todavía más dura, a los sindicatos no podrán acusarles de no haberlo advertido antes. Supondría desde luego la recuperación de todo el crédito perdido hasta ahora.

Me gustaría traer aquí también el análisis de una parte del Real Decreto para la reforma laboral española y la constatación de que este documento viene en parte a abaratar una posible nueva crisis que tenga lugar antes de 2017 y facilitar la extinción de los contratos temporales (de hasta 2 años de duración) antes incluso de su propia finalización. Y es que la disposición transitoria decimotercera añade que “la indemnización prevista a la finalización del contrato temporal (…) se aplicará de modo gradual conforme al siguiente calendario: 8 días por año por contratos realizados hasta final de 2011, 9 días por año por contratos realizados hasta final de 2012, 10 días por año por contratos realizados hasta final de 2013, 11 días por año por contratos realizados hasta final de 2014; y 12 días por año por contratos realizados hasta final de 2015”. En resumen, incorporando los hasta 2 años de duración, cada contrato temporal firmado desde la aprobación de este texto y que quiera extinguirse antes de 2017 saldría más económico para los empresarios que en la actualidad, donde uno de los grandes problema ha sido precisamente la desaparición de los contratos temporales de la faz del tejido productivo.

En cualquier caso, estos días estoy iniciando (por influencia de una amiga aunque con todas mis precauciones) la lectura de ‘Confessions of an Economic Hit Man’ (http://cort.as/01dr), que incorpora una nueva variable a la hora de controlar los déficits, principalmente respecto a organismos internacionales como el Banco Mundial o el FMI: lo que se exige por debajo de la mesa cuando no puedes pagar. Os dejo unos vídeos sobre el tema por si al menos sirven como reflexión ante las posibles implicaciones no sólo económicas sino geopolíticas que puede tener el excesivo endeudamiento.

Anuncios