Sensacionalismo a doble columna

Posted on 2 abril, 2012

0



Como periodista me molesta el sensacionalismo. Ya me desagrada la estrategia del suceso (para el que no lo sepa, frente a la información política, económica o social muchos optan por el suceso por el suceso como producto que llama la atención y es neutro ideológicamente) pero encima agrandarlo es una irresponsabilidad.

Nos preguntamos a menudo -como colectivo- por qué los empresarios temen (y sí, es la palabra adecuada) a los periodistas. Pues bien, porque algunos simplifican y amplifican los problemas, agravan las situaciones, exageran los sucesos y, por tanto, perjudican en muchos casos la actividad empresarial; más aún en Canarias, extremadamente dependiente del turismo y sus servicios, como la hostelería.

Al final, si le preguntan a uno desgraciadamente el mejor consejo que puedo dar es:
“No digas ni palabra, y si la dices que sea para decir que no ha sido gran cosa, un pequeño incidente controlado rápidamente. Sin mayor importancia”.

Y qué pena, qué pena que tengamos que asesorar de esa forma a amigos y clientes (yendo hasta contra la verdad) porque haya medios irresponsables con sus lectores y con una sociedad que más que nunca, y con esta crisis, no necesita que le hagan más daño.

Anuncios